Despedida de parte de la Asociación de Padres de la GEN 2016

Gracias Royal School

Atrás quedaron las carreras mañaneras, las embetunadas de zapatos, los desayunos improvisados, el bus a las 5 de la madrugada…esa hora donde todavía podés ver las estrellas.  Atrás quedaron los:…”mami no encuentro el chaleco –¿cuál chaleco? – ¡el azul! – pero ese es para los lunes – Mami hoy es lunes”…las meriendas, los almuerzos, las carreras, las manejadas, las claves, las entradas a la plataforma, las compus descompuestas… tantas y tantas vivencias que nos traen hasta aquí…y se cierran con broche de oro hoy; ese broche es la recompensa por un trabajo duro y constante, que implicó esfuerzo sostenido y compromiso departe de nuestros queridos chicos, la gran familia Royal y nosotros su familia.

En Royal encontramos comprensión, tolerancia, solidaridad, aceptación, cariño, disciplina, límites y reglas, pero sobre todo confianza, confianza en el ser humano y sus capacidades, confianza en las diferentes habilidades de las personas que tienen como estudiantes, respeto hacia sus individualidades y las de sus familias, señores…eso es una fortaleza muy difícil de encontrar en las instituciones de hoy en día, ese trabajo por competencias y no por objetivos que ustedes inculcan en sus estudiantes, esa oportunidad de sobresalir en el campo de su preferencia, esas experiencias de éxito que fortalecen a cualquier ser humano y en especial a los niños y adolescentes, esa FE…que tienen en las capacidades y oportunidades de salir adelante de su población estudiantil, eso señores es un tesoro, cuídenlo, cuídenlo mucho. Gracias Familia Royal, gracias por esa vocación y ese amor que le ponen a sus quehaceres, por el compromiso, el trabajo y el esfuerzo compartido y por cuidarnos y querernos tanto a nuestros hijos.

Chicos, toca seguir, toca salir a la vida y al mundo, viene la U una etapa preciosa de nuevas amistades y experiencias, tienen toda la materia prima necesaria para alcanzar sus sueños, no me cabe la menor duda; recuerden ser felices, caminar con la verdad como su estandarte, con la bondad como su guía y con el amor como su gasolina, dejen a sus corazones liderar el camino, a Dios ser su acompañante y a estos, sus papás, ser partícipes de sus futuros éxitos. Hijos e hijas, tesoros de nuestros corazones, atrás dejan memorias preciosas, por delante están sus sueños, a su alrededor las personas que los aman y dentro de cada uno lo que necesitan para seguir. Gracias por estas vivencias, los amamos con todo lo que somos.

¡Felicidades generación 2016!