El valor de mi hogar. Por: Priscilla Méndez 6to grado

El valor de mi hogar. Por: Priscilla Méndez 6to grado

En mi hogar convivo con las personas que más amo, se trata de un sitio pequeño, por ende, acogedor. Las paredes exteriores de mi casa son color papaya y tenemos un garaje para guardar nuestro auto. En cuanto a la parte interna, las paredes son blancas con decoraciones celestes. La sala, comedor y cocina forman parte de una misma sección; luego, hay un pasillo en el cual está el sanitario, habitaciones y cuarto de lavado.

Mi habitación es color rosa, tengo un armario mediano que sostiene mi televisor; otro aspecto presente ahí, es mi cama de tamaño regular; además, poseo un mueble donde mantengo mis artículos personales; también, en ese lugar, tengo una sección para guardar revistas y pertenencias que no suelo utilizar. El cuarto de mi mamá es grande, tiene una cama matrimonial, armario, televisor y una mesa de noche justo al lado de su cama.

Como lo había comentado, el comedor se mezcla con la cocina, ahí tenemos una mesa, muebles, plantilla de gas, refrigeradora y alacena. Mi casa tampoco tiene sala, ya que no tenemos los muebles necesarios para organizarla. El baño es pequeño, tiene ducha, retrete y un mueble para guardar paños u objetos de aseo personal.

Fuera de mi casa hay un sitio de recreación donde me divierto con mis vecinos, pues dependiendo el clima en casa, la temperatura puede elevarse. En esta especie de cancha de fútbol, puedo andar en bicicleta y correr libremente. Así, a pesar de tener una casa pequeña, vivo sin ningún complejo y sumamente feliz, al lado de mis seres queridos.