La educación como arma para un mejor futuro. Por: Moisés Hernández, 11mo año.

La educación como arma para un mejor futuro. Por: Moisés Hernández, 11mo año.

La educación como arma para un mejor futuro

“La educación es el gran motor del desarrollo personal. Es a través de la educación como la hija de un campesino puede convertirse en doctora, el hijo de un minero puede convertirse en el jefe de la mina o el hijo de trabajadores agrícolas puede llegar a ser presidente de una gran nación”. Nelson Mandela. Tal como expresó el fallecido mandatario, la enseñanza es la actividad más valiosa y poderosa que puede poseer una persona. Por eso, debe considerarse como nuestro bien más preciado; pero, ¿por qué podemos considerarla un arma para el futuro?

La respuesta se puede hallar en las mismas sociedades más desposeídas de América Latina e incluso otras partes del mundo. La falta de educación nos quita esa defensa, esa armadura que nos recubre contra el mayor factor de riesgo que puede padecer un individuo, el analfabetismo. Por ejemplo, naciones como la venezolana, la cual ha tenido un déficit educativo gigantesco en los últimos años que, por consecuencia, dio el poder a los dirigentes del actual régimen la facilidad para manipular a la población e hizo arrastrar al país a la miseria.

Situaciones como las mencionadas anteriormente no se presentan solo en el siglo XXI. En la época de Miguel de Cervantes, la sociedad española afrontaba la misma situación, es por esto que él plasmó esto en su obra El Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha y diseñó una crítica social mostrándola cuando Sancho Panza sigue al caballero andante -con sus delirios de locura- por el simple hecho de que este le había propuesto unas tierras. Esto es a lo que se refiere con que la educación es un arma, sin ella las personas están indefensas y expuestas a ser manipuladas con facilidad por entes superiores.

Para concluir, debe observarse que la enseñanza es una herramienta fundamental en la vida del ser humano y que sirve como respuesta ante la manipulación de otros individuos. Si logramos educar a nuestros jóvenes y reformar el sistema educativo a nivel global, estas situaciones empezarían a disminuir. En consecuencia, las sociedades gozarían de un aumento del desarrollo económico, social y cultural lo que favorecería el desarrollo de estos.