La Vida. Por: Isaac Badilla

La Vida. Por: Isaac Badilla

La vida es una experiencia única.  La vida y el tiempo tienen muchas similitudes, los dos no se pueden comprar, vender, ni atrasar; por eso todo momento hay que disfrutarlo. Cuando compartes un momento con un ser querido o con un desconocido debes pensar: “no sé si esta persona estará conmigo mañana, ¿por qué no pasar un buen rato?, ¿no?’’. El arrepentimiento es algo muy desagradable, se los digo porque me he arrepentido muchas veces, desde olvidar un lápiz, hasta perder un artículo de invierno en un país lejano. 

Muchas personas se preguntan: ¿qué es la vida?, ¿cuál es el sentido de la vida?, etc. Estas preguntas son muy profundas. Los cristianos dicen que estas preguntas tienen una sola respuesta: ‘‘el sentido de nuestra existencia es adorar a Dios’’. En cambio otras personas no creen en eso, tienen sus expectativas en la ciencia. Es decir, ellos creen en los expertos y por ende remiten a su experiencia.

 ¡Claro!, ¿quién no creería algo que dice un científico con todas esas cualidades? Eso no quiere decir que un cristiano no pueda ser científico. Para nada, un cristiano puede ser lo que él quiera, mientras le agrade a Dios y sea su propósito. Si quieres ser dentista, doctor, etc.; ¡hazlo!, pues es lo que a ti te gusta. Pero no tan rápido, si a Dios no le gusta, no lo hagas. En conclusión, la vida se trata de vivir al máximo, siempre con moderación, haciendo lo que te gusta y aprovechando cada momento como si fuera el último.